No a la opresión de la libertad de expresión por parte de fanáticos de Mahoma.

 

No cedamos al chantaje de los que no aceptan críticas y burlas a los personajes mitológicos del Corán y de la Biblia (libros fantasiosos llenos de miedos e ilusiones fantásticas).

Preferimos libros de sexo carnal. Quizá por decir esto me persigan, me insulten, me humillen, pero la libertad de expresión está muchísimo antes que la opresión religiosa. Mahoma no se merece unos seguidores tan animales.

Los terrícolas no se merecen a semejantes tan estúpidos. Y los gobiernos occidentales no pueden doblegarse ante los fanáticos.

Asesinato importante en Libia debido a la lacra asquerosa: La religión.

Nos referimos al asesinato del embajador norteamericano. La pelea entre religiones es un combustible utilizado por el poder, útil para el bolsillo de algunos mentirosos, e improductivo a largo plazo.

Los islamistas no respetan. El islam tiene su parte de control y de resignación. Pero todo lo que contiene religión se vuelve en contra del poder.