Independentismo catalán disfrazado de pesetero avaricioso

Se ve que el independentismo catalán de Mas y sus convergentes huele más a dinero que a sentimiento. Con el sentimiento juegan, y Mas decide montarse en una fiera que no consigue dominar. Es más cuestión de conseguir liquidez para ahora que hacer un país (el catalán) sin una deuda creciente exponencial. No nos creemos a Mas, nos creemos más a ERC y a los independentistas de siempre. La hipocresía es extrema en Ciu. El victimismo es extremo en Ciu.